Recuperar pasión por leer

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 10 segundos

Jose, uno de nuestros más jóvenes Socios Embajadores, nos cuenta cómo, gracias a la búsqueda de historias que le atrapan, volvió a recuperar la pasión por los libros que había perdido. Si quieres convertirte en un ávido lector y/o recuperar el hábito de lectura, no te pierdas este post, porque Jose nos descubre, de qué manera puedes reencontrarte de nuevo con los libros

Cuando era un niño pequeño mis padres pusieron mucho empeño en que desarrollara un buen hábito de lectura, todas las noches solíamos leer un capítulo de alguno de los libros de Gerónimo Stilton, entre otros; pero en algún punto de mi adolescencia dejé de leer, porque pensaba que simplemente no me gustaba.
No fue hasta los 16 años cuando me di cuenta de que sí me gustaba leer, la cuestión era que todavía no había encontrado libros que me cautivaran como lo hacían algunas películas o series. En aquella época me enteré de que habían cancelado la última película de la saga divergente (que era mi saga favorita), y fue entonces cuando volví a leer.
Desde ese primer libro no he parado de buscar historias que me atrapen, tramas que se apoderen de toda mi atención durante horas, autores que consigan sobrecogerme con su forma de escribir, giros argumentales que logren engañarme y hacerme sentir estúpido, personajes de los que no consiga olvidarme, universos que nunca podré ver y amores que todavía no he tenido la suerte de vivir.
Es el conjunto de todo esto, lo que hace que la mayoría de los libros que leo a día de hoy sean de la sección juvenil de Casa del Libro, principalmente de temática ciencia ficción y/o fantasía con tintes románticos.
Me gustan las novelas de ciencia-ficción porque me permiten avanzar en el tiempo y adentrarme en sociedades distópicas. En estos libros siempre encuentro personajes con los que comparto muchas más cosas de las que cabría esperar, teniendo en cuenta las evidentes diferencias entre vivir en España y vivir en Marte (o en algún otro planeta que todavía está por descubrir). Porque al fin y al cabo, tanto Darrow (el protagonista de la saga Amanecer Rojo) como yo, tenemos que tomar decisiones difíciles en numerosas ocasiones de nuestra vida; y aunque mis decisiones no vayan a afectar en la vida de media galaxia sí que pueden repercutir en la vida de las personas que me rodean, y no por esto son menos difíciles de tomar.
Mientras leía algunos de estos libros me he transportado a escenarios, en los que a pesar de la aparente gran carga ficticia que los caracterizaba, también se dejaba entrever lo mucho que se asemejan a eventos que tanto nosotros como nuestros antepasados hemos tenido la desdicha de vivir. Sociedades divididas por el odio y dirigidas por gobernantes que desoyen las injusticias siempre y cuando no les perjudiquen a ellos, los cuales en muchas ocasiones toman decisiones que oprimen a nuestros protagonistas, me han hecho reflexionar sobre qué haría si me encontrara en esas mismas situaciones. Cada una de las historias de este género que he tenido la suerte de leer, me han incitado a meditar sobre cuestiones que se nos podrían plantear en un futuro cercano si la tecnología siguiese avanzando tal y como está ocurriendo en la actualidad.
Si tuviera que recomendar alguna saga o libro de temática ciencia-ficción juvenil, tengo claro que las tres que encabezarían mi podio serían: “Escuadrón” de Brandon Sanderson, y su secuela “Estelar”; “Siega” de Neal Shusterman, que pertenece a la trilogía del arco de la guadaña; y por último, como comentaba anteriormente la saga “Amanecer rojo” de Pierce Brown, que cuenta ya con seis libros (todavía no he podido leer el último, pero estoy deseando hacerlo).
Tal y como os contaba al principio de este post, también disfruto demasiado con los libros de fantasía. Le atribuyo el inicio de la atracción que siento por las historias de este género a mi hermano mayor; desde que era pequeño, vi como mi hermano se leía todos los libros de Harry Potter, y cada vez que salía una película nueva íbamos toda la familia al cine a verla, llegando hasta tal punto que, a día de hoy considero esta mi saga favorita de películas. Se podría decir
que soy un poco friki de Hary Potter; de hecho, uno de mis objetivos para el curso que viene es empezar a leerme los libros, ya que hasta día de hoy no he encontrado el momento de hacerlo.
Uno de los libros de este género que más ha llamado mi atención es El hijo infinito” de Adam Silvera. Se trata de una novela ambientada en Nueva York en la actualidad, que sigue las aventuras de dos hermanos (Emil y Brighton), en una sociedad en la que existen personas que tienen la fortuna de nacer con poderes, mientras que otros individuos (los espectros) tratan de arrebatarles los poderes a estos, motivados por la envidia que sienten hacia ellos. Brighton siempre ha deseado tener poderes y unirse a los “Paseadores de hechizos” y Emil solo quiere que acaben los conflictos que les rodean; pero una situación infortunada desencadenará una serie de acontecimientos que enfrentarán a ambos hermanos.
A los que habéis llegado hasta el final de este post, quería agradeceros que hayáis dedicado un ratito de vuestro día en leerme. Me encantaría saber si compartimos gustos en cuanto a libros, o si habéis leído alguno de los libros que he ido comentando en este post; así que, si me dejáis algún comentario por aquí abajo, os iré leyendo.

Jose Torres, Socio Leyenda de Casa del Libro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.