50 años jugando a la Rayuela

Posiblemente sean (seamos) muchos los que, llegada una edad, leyeron (leímos) la Rayuela de Cortázar con la misma fascinación con la que siendo más  jóvenes leyeron (leímos) El guardián entre el centeno de J.D. Salinger. Porque, en otro tiempo cronológico-vital y otro orden estético, Rayuela también es una suerte de novela de aprendizaje o iniciación Seguir leyendo