El-sanatorio-de-la-provenza-ok

1. Porque actualmente es difícil encontrar una trama original, pero a la vez, creíble, lejos de islas remotas y tierras exóticas; una trama cercana, agil, capaz de desarrollarse en tu interior a la misma velocidad que lo hace en la novela; lo cual quiere decir que la identificación del lector con ella es sincera. Una trama que, dejando de lado todos los elementos morbosos y violentos, tan de moda, es capaz de atrapar al lector en su perfecta evolución.

2. Porque los personajes son los propios de una novela como esta: como las de siempre; ni vulgares, ni increíbles. Personajes que se quedan en la memoria, que se hacen tangibles, que son capaces de atrapar tus sentimientos y, que en definitiva, son los que queremos encontrar en una novela: los que nos hacen identificarnos con ellos; a los que queremos o a los que odiamos, pero que nunca nos van a dejar indiferentes.

3. Porque la novela está plagada de detalles, esos que son tan difíciles de encontrar hoy en día: detalles tiernos, románticos, inteligentes… Detalles que pueblan esas frases capaces de hacerte cerrar el libro en un momento determinado para paladearlos, para recrearte, y para volver a abrir el libro ansioso de volverlos a encontrar.

4. Porque en la novela no todo se dice con palabras. Y son esos espacios vacíos los más difíciles de crear. Porque la escritora tiene la habilidad de sugerir, y a partir de esas sugerencias abrir la mente del lector a la interpretación que a él más le guste. En la novela no se nos da todo atado y bien atado, hay espacio para la imaginación del lector; y eso es lo fundamental de una buena novela, lo más importante.

5. Porque se siente de nuevo el placer de leer. Con eso basta.

El Sanatorio de La Provenza está disponible en CasadelLibro.com por 3,99€.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.