Luisa Fernández

Foto: Luisa Fernández

1—Alcander es tu primera novela, ¿qué tiene de novedosa dentro del panorama actual?

Yo destacaría la forma de contar la historia. Se aleja de estructuras clásicas. El lector podrá leer distintas escenas en cada capítulo, con el consiguiente cambio de escenario y de personajes. Incluso hay escenas que se desarrollan simultáneamente en varias localizaciones. Mi intención ha sido que el lector esté en contacto permanente con  los personajes. Si añadimos que estamos hablando de una veintena aproximada, entre principales y secundarios, creo que lo agradecerá.  

2—¿Qué te resultó más difícil a la hora de escribirla?

No caer en el maniqueísmo.  Parto de la base de que nadie es absolutamente bueno ni absolutamente malo. Da igual lo poderosos que sean. He intentado que el bien y el mal se den la mano en mi novela. Cada uno de los personajes tiene motivos para ser malvado y cada uno también los tiene para no serlo. El juego por el poder siempre trae oscuridad, pero también hay sombras intermedias.  

3—¿Qué ofrece Alcander al lector?

Ante todo, una historia de aventuras con un final trepidante. Hay mucha acción, magia, espada, rituales; vida y muerte, pero también encontrará luchas de poder, traiciones, escenas tórridas y un lugar para el drama y la reflexión. Es muy cumplidita si el lector busca no aburrirse y que lo sorprendan. En Alcander nada es lo que parece y cualquier cosa puede suceder.

4—¿Qué destacarías de la historia?

En primer lugar a los personajes. Cada uno de ellos tiene su propio bagaje. Sus dudas existenciales, su forma de afrontar la «vida» que les ha tocado en suerte. Profundizo bastante en ellos. Podría decirse que es una novela de personajes. En segundo lugar, destacaría la ambientación. De hecho, es un personaje más. 

5—¿Quién es Álvaro Bengoa?

Es un chico madrileño de 24 años que vive en un trastero y que se dedica a investigar desapariciones inexplicables y casos sin resolver. Para ello cuenta con una habilidad muy especial que él irá descubriendo al mismo tiempo que el lector. El pasado de Álvaro es un misterio incluso para él mismo.

6—Álvaro no es el típico héroe…

Álvaro es un humano que nada tiene que ver con los seres de leyenda a los que se enfrentará. Es un mortal entre inmortales. Ellos son seres muy poderosos, altivos y espectaculares. Él, por el contrario, sufre en carne propia la necesidad de sueño, de agua, de comida, el dolor físico, la enfermedad… Es por eso que las diferencias se hacen más palpables que si se le comparara solo con humanos. No obstante todos poseemos cualidades que nos hacen ser únicos, solo tenemos que descubrirlas y desarrollarlas. Creo que hay muchas clases de héroes e infinitas formas de conocerlos.

7—Tampoco el resto de personajes son nada típicos, a pesar de que vampiros, licántropos y dioses pueden sonar comunes a muchos lectores.

Es verdad que pueden resultar comunes, pero hay razas o especies que a mi parecer se han tocado poco o nada en la literatura. Para desarrollar los personajes me he inspirado en el folclore cultural  y la mitología que circulan sobre las distintas razas de vampiros,  en sus cualidades naturales, en su procedencia y en las leyendas que han generado a lo largo de los siglos; pero también me pareció acertado no olvidar a los nosferatu más tradicionales. Son mi particular homenaje al Drakul por excelencia. Del mismo modo he actuado con los licántropos, remontándome al germen de su maldición en Escocia. Asimismo he incorporado dioses que me atraían por lo rico del patrimonio cultural del que proceden.      

8—¿Cómo surgieron? ¿Tenías claro cuántos iban a ser desde un principio?

Tenía claro que iban a ser muchos dada la envergadura de la historia. Sin embargo, nunca trazo escaletas de mis personajes ni sé cómo son físicamente. Para sorprender al lector necesito ser imprevisible. Así mismo los personajes, en cierto modo, deben serlo también. Eso solo lo consigo si me dejo llevar hasta un determinado punto de la narración. Ellos van «cobrando vida» según escribo. Algunos hasta el punto de que apenas tenían dos líneas de diálogo y han pasado a formar parte, por méritos propios, del cuadro de personajes principales.

9—¿Hay sitio para el amor en una novela de aventuras trepidante?

Creo que el amor es parte fundamental en cualquier historia, sea del género que sea. El amor se abre paso hasta en los lugares más insospechados. Solo es necesario que un chico y una chica se miren fijamente a los ojos para que salte la chispa y nos abrase. En todas mis novelas hay y habrá amor. Otra cosa, bien distinta, es la dificultad que entraña incorporar esos «momentos álgidos» al ritmo de la narración sin que esta se «despeine» (risas).

10— ¿Con cuál de tus personajes masculinos estarías dispuesta a pasar una velada a la luz de las velas?

Ummm… Matiza eso de «a la luz de las velas» (risas). Me lo pones muy difícil porque cualquiera de ellos sería una estupenda compañía. Álvaro es un chico misterioso. Me encantan los chicos misteriosos. Podría ir de paquete en su Kawasaki y rular por Madrid toda la noche para acabar en una azotea contemplando el amanecer. Lucano ha visto mucho mundo. Seguro que me contará alguna cosilla sobre Etruria o las Guerras Púnicas, aunque yo no haré ni caso porque estaré embobada mirando sus ojos. Estanislao… ¡Qué decir! Sé que me quedaría mu-di-ta. Tal vez tartamudeara que me gusta Escocia y aún más los escoceses (risas). Con su hermano Gregory me tomaría una cerveza tibia mirando las estrellas. Con Gejis me encantaría pasear bajo los cerezos en flor y hablar de poesía antigua. Y con Nathaniel, bueno, digamos que los chicos malos siempre me han atraído. Tienen un je ne sais quoi…Uf, ¡qué difícil es decidir!

11—Tu novela es muy visual. Tanto, que a veces uno parece estar dentro de sus páginas.

No hay lluvia sin olor, como tampoco hay sangre sin sabor. En esta historia hasta la maldad tiene aroma y camina sobre dos piernas. Confieso que hay en ello algo de técnica cinematográfica. Me gustan los pequeños detalles. Siempre marcan la diferencia.

12—Hay mucho de leyenda en Alcander. Es una mezcla de magia y misticismo, pero también tiene un toque de oscuridad. ¿Qué nos cuentas sobre ello?

Cierto, cierto… Mis lectores más fieles saben de mi gusto personal por crear historias oscuras. Ahí están para atestiguarlo mis famosos «relatos perturbadores», que regalo semanalmente en mi blog Tierras de Alquimia. Me fascinan los ambientes góticos, las historias de terror y cierta atmósfera tenebrosa. Me pareció todo un acierto mostrar esa faceta tan mía en la novela.

13—Parte de esta historia discurre en Madrid. ¿En qué otro lugar de nuestra geografía te inspiraste para crear el reino de Onicerox?

En Galicia, cuna de leyendas y tierra de celtas. Sus paisajes me parecen cautivadores. Es un escenario ideal.

14—¿Cuánto tiempo te llevó escribir esta historia?

Más o menos dos años por el gran trabajo de documentación que lleva detrás.

15—Tenemos entendido que también dibujas. ¿Podremos conocer a los personajes?

Así es. Muchos de ellos ya están disponibles en la Web de la novela. www.Alcander.net Algunos lo he dibujado yo misma, pero la gran mayoría son obra de la ilustradora Itziar Lorena Cabañas (Pandora Moondragon), que es a su vez la autora de la portada, de la Web y los book trailer de la novela. ¡Estáis todos invitados a conocerlos!

16—Alcander tiene un final conclusivo, pero ¿habrá una segunda parte?

Bueno, creo que todavía es pronto para saberlo. Todo dependerá de los lectores y el interés que muestren. Yo, por mi parte, estaría encantada de escribirla a pesar del gran reto que entraña. Hasta tengo ya el subtítulo por si acaso (risas).

Alcander está disponible en la web de CasadelLibro.com por 3,99€.

Deja un comentario