Poder, ambición, corrupción e intriga son los ingredientes del último libro de Eric Frattini que pese a la imagen mental que nos pueda venir a la cabeza no tiene como protagonistas a los políticos…, ¿o sí? “Los cuervos del vaticano” recoge y analiza un total de 47 documentos del escándalo conocido como “Vatileaks”, uno de los de mayor calado del estado Vaticano que se destapaba el pasado mes de mayo cuando se descubría que el mayordomo del Papa, una persona de su entera confianza, había filtrado documentos  ‘secretos y reservados’.

De manera ágil y novelada, Frattini pone una vez más su pluma de reportero en acción para poner en contexto político y social cada uno de los documentos y explicar la trascendencia e implicaciones que cada uno de ellos tienen. Una labor que como el periodista indica “los medios de comunicación en su momento no pudieron hacer por un simple problema de espacio”.

Las excelentes fuentes de Frattini le han dado acceso incluso a más documentos de los que tenía periodista Gian Luigi Nuzzi, el periodista que destapó el escándalo, y entre ellos hay algunos de vital importancia para conocer hasta qué punto es el Vaticano un lugar desde el que se dirige la fe católica o desde la que se deciden temas más tangibles y mundanos relacionados con el poder y el dinero.

NO A LA NEGOCIACIÓN CON ETA

El escritor recoge un documento oficial en el que la banda terrorista ETA contacta directamente con el nuncio papal en Madrid y le pide usar la sede como lugar de negociación con el grupo socialista, antes del anuncio de ETA del cese definitivo de su ‘actividad armada’. El embajador del Papa en Madrid envía al secretario de estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, un mensaje cifrado contando la petición.

La respuesta de Bertone se hace de rogar y llega tres días después de la tregua. En ella, explica Frattini, “quedan claras dos cosas de vital importancia para España. En primer lugar, el Vaticano se posiciona en contra de la negociación con ETA, y le dice al nuncio que debe informar al ministro de interior Alfredo Pérez Rubalcaba, y a Munilla, obispo de San Sebastián, quien por primera vez en la historia de España desde el señor Setién (al que le faltaba el hacha y la serpiente) se niega a negociar o hablar con ETA. En segundo lugar, pide que se consulte la situación con Jaime Mayor Oreja, quien pese a estar totalmente apartado de la primera fila política, tiene mucha más influencia en el Vaticano de la que creemos”.

VATICANO, CAMPO DE BATALLA

Son muchos los documentos que dan cuenta de la corrupción instalada en el Vaticano, continúa el periodista, que cuenta que el Papa es el perfecto reflejo de que «no todo buen monje es un buen papa”. Así, pese a los intentos de Ratzinguer de poner orden y transparencia en el pequeño y poderoso estado, muchos han sido los impedimentos puestos a tal fin, y cuyo causante ha sido uno de sus hombres de confianza: Tarcisio Bertone, actual secretario de Estado.

Entre las víctimas de las luchas de poder está Ettore Gotti Tedeschi, a quien Ratzinger había encargado impulsar la transparencia en el banco Vaticano y quien tras elaborar un informe de más de 200 páginas con lo descubierto: fraude y cuentas cifradas de la mafia, entre otros casos, es cesado fulminantemente aprovechando su ausencia  y teniendo como base un informe psiquiátrico realizado a Gotti Tedeschi por un amigo íntimo de Bertone durante una cena de Navidad de miembros del cuerpo financiero del banco Vaticano, sin que éste se diera cuenta.

Otro de los caídos en el cumplimiento del encargo del Papa es Carlo María Vigano, ex secretario general de la Ciudad del Vaticano, a quien  le encarga  que investigue todos los casos de corrupción que hay en el Estado Vaticano. Es tal la magnitud de la corrupción que descubre Vigano, que envía una carta al Papa informando de ello y diciendo que lo que más le sorprende es que la curia vaticana lo sabe y no lo denuncia. Entre los nombres de corruptos está el de Bertone, y casos como el del belén de la Plaza de San Pedro por el que pagan más de 600.000€ todos los años, o el del departamento de museos que ha perdido en una inversión casi 3 millones de euros y nadie pregunta dónde está ese dinero. Vigano nunca recibe respuesta del Papa y es nombrado nuncio en Estados Unidos y apartado de esa labor.

La sospecha en ambos casos es que el Papa nunca llegó a recibir las misivas e informes de Vigano y de Tedeschi. Tal es el miedo de este último, que ha hecho dos copias del informe y se las ha entregado a dos personas para que en caso de que le pase algo, lo hagan público.

RATZINGER EL INTELECTUAL

Como dice Frattini, “Ratzinger es posiblemente uno de los grandes intelectuales que hay en Europa, pero no por eso es un buen Jefe de Estado. Ahora mismo carece de poder de decisión y son otros los que dirigen el Vaticano. El problema es que él es un excelente teólogo, pero se ha olvidado de la maquinaria que gestiona y dirige el estado más pequeño y poderoso del mundo”.

Preguntado sobre el poco ruido que estas revelaciones están teniendo a nivel nacional, recordemos que en su libro hace públicos 47 documentos que dejan al descubierto muchos trapos sucios de la Santa Sede, el reportero lo tiene claro “esto es España. Si yo fuera portugués, norteamericano… esto sería de otra manera”.

 

** El próximo miércoles 7 de noviembre, de 17:30h a 18:30h,  tendremos la suerte de contar con Eric Frattini en un encuentro digital en el que responderá a todas las preguntas de nuestros seguidores en Facebook. ¡Ya puedes dejar tus preguntas, Frattini responde!

 

Deja un comentario