La maldición de la lanza sagrada

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 13 segundos

El que posea la lanza de Longinos será el amo del mundo, pero el que la pierda encontrará su propia muerte

Siempre he sentido verdadera fascinación por las leyendas que rodean a los objetos de poder como ocurre con el Arca de la Alianza, el Santo Grial o la Mesa de Salomón. Pero de todos ellos el más fascinante, aunque también menos conocido es la Lanza de Longinos. Era tal la creencia en el poder que otorgaba a su poseedor que personajes de la talla de Carlomagno o Barbarroja se hicieron con ella. Sin embargo, perderla tenía consecuencias terribles que la mayoría no supieron calibrar en su justa medida. Esta lanza romana hizo que el propio Hitler desease poseerla y la tuviese finalmente en su poder cuando en 1938 Austria fue anexionada al imperio Germano.

Por otro lado, conocer la historia de Helen Duncan, médium que fue presa en 1943 por la antigua ley de brujería de 1735, fue todo un descubrimiento. Vidente de la alta sociedad inglesa, cometió el terrible error de decirle a la madre de un soldado que su hijo no regresaría a casa ya que, el barco en el que navegaba, El HMS Barham, había sido hundido.  La noticia era cierta, pero sólo el servicio de inteligencia británico era conocedor de ella. Eso hizo que la apresaran, primero bajo la acusación de espionaje y luego, tras comprobar el absurdo de tal imputación, por brujería. Coetánea a Hitler, esta mujer se convirtió en el engranaje definitivo para articular con éxito la historia que se desarrolla en mi novela.

En La maldición de la lanza sagrada el lector encontrará un retrato bastante fidedigno de la Inglaterra y la Alemania de la segunda guerra mundial y una hipótesis que vendría a confirmar la leyenda que arrastra este objeto sagrado. Si el poseedor de la lanza está abocado a sostener en sus manos el destino del mundo y quien la pierde a sufrir todo tipo de calamidades, incluida la muerte, ¿por qué Hitler empieza su declive en 1942 si todavía conserva el preciado objeto? ¿Pudo quizás perderlo antes?

Os invito a adentraros en esta trepidante novela, mezcla entre novela histórica y thriller de aventuras que a bien seguro no os dejará indiferentes.

Laura Falcó Lara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.