Durante las vacaciones tenemos más tiempo para leer, pero las condiciones no son siempre las idóneas o no sabemos bien qué elegir.

Si quieres disfrutar de tus lecturas en el periodo estival, te doy algunos trucos, recomendaciones y cuáles son los formatos más cómodos. Feliz verano y ¡felices lecturas!

1. El libro siempre contigo irá

No olvides meter tu lectura en la maleta, la bolsa de la playa o la mochila. Aunque seas de los que llenan su agenda de actividades, siempre hay algún rato largo de espera: en la estación, en el aeropuerto o caerá algún día de lluvia y podrás refugiarte entre las páginas de un buen libro. Y ya no digamos en esas horas de playa o piscina entre chapuzón y chapuzón.

2. La tríada de la lectura veraniega perfecta será

Me refiero a elegir un buen ambiente -aunque estar de vacaciones ya lo propicia­­- en un lugar algo apartado o con pocos estímulos, tranquilo, con el móvil silenciado y donde te puedas relajar y desconectar. Seleccionar un buen asiento o lugar de reposo donde leer con comodidad y ponerte una bebida para hidratarte mientras pasas el tiempo leyendo.

3. Cuando el sol pega en verano, el papel o el ebook serán amigos

Cuando el sol brilla, las pantallas de los libros electrónicos son más adecuadas para nuestra vista que el reflejo que dan los móviles o las tabletas para la salud de nuestros ojos. Aunque otra buena opción es elegir el papel para leer. Con el trasiego, estar cerca del agua o caminando por lugares remotos, las posibilidades de extraviar o que se estropee nuestro libro aumentan y siempre duele menos al bolsillo si la pérdida es un libro de papel. ¿Y acaso no es bonito imaginar a qué manos puede llegar nuestro libro perdido?

4. El formato de bolsillo más ligero es

Especialmente si el elegido es una saga histórica o fantástica o un gran clásico, la portabilidad cuenta así que una buena elección son las ediciones en bolsillo. Es perfecto para meterlo en nuestra maleta, mochila o bolso y que quede todavía hueco para todos esos recuerdos que traeremos a la vuelta. Aquí tienes algunas recomendaciones de libros de bolsillo para leer este verano.

5. Del lugar al que voy a viajar, un libro iré a buscar

Como preparativo de nuestro viaje es una gran idea seleccionar una narrativa de viajes relacionada con nuestro destino: ambientado en él o escrito por un autor autóctono. Las guías de viajes también nos pueden informar sobre sitios a tener en cuenta, brindarnos una experiencia más profunda y puede ser un buen tema de conversación con los lugareños.

6. Entre paseo y paseo, una librería encontrarás

Una librería siempre es un buen sitio para tomar el pulso del lugar. Encontraremos seguro lecturas relacionadas con la localidad, lugares de interés cultural y turístico, gastronomía, y también de autores locales. Un libro también puede ser el recuerdo perfecto que incorporar a nuestra biblioteca a la vuelta o un regalo para quienes nos esperan.

7. Una postal de marcapáginas para las esquinas no doblar

En mi casa ya es tradición comprar una postal casi nada más llegar a nuestro destino y usarla de marcapáginas. ¡Doblar las esquinas de las páginas es un sacrilegio! Si además escribes la postal durante el viaje y la dejas guardada en el libro, cuando vuelvas a releer el libro, un tiempo después, seguro te reencuentres con esa postal que te llevarán a un aluvión de recuerdos. También puede ser el ticket de ese restaurante donde pasaste un buen rato, la entrada al parque o al monumento que visitaste, una foto…

8. Acompañantes de viaje también lectores serán

Asegúrate de que tus compañeros de viaje también cuentan con su propia lectura: para que puedas disfrutar de la tuya, y porque así podrás intercambiar impresiones sobre lo que estáis leyendo, conoceros más a fondo y llevarte nuevas recomendaciones. Si viajas con niños (sobre todo si son pequeños) los libros de peqatinas son un must, pero también los desplegables, los de actividades o pasatiempos. Te servirán para desengancharlos de las pantallas y calmar esas “adorables fierecillas” en esos ratos muertos entre espera y espera.

9. No solo leerás, también escribirás

Leyendo enriquecerás tu vocabulario y tu manera de escribir, tu expresión oral y escrita… Aprovecha el momento para escribir sobre tus experiencias de viaje, tus reflexiones, lo que te ha gustado, lo que no, cómo te has sentido, lo que has descubierto, a quién has conocido… Déjate llevar y exprésate: redacta una carta para ti, escribe en un diario, mantén un diálogo con tu mejor amig@ o rellena una postal para que quede como recordatorio.

10. Compartirás lo leído y lo vivido

Es indudable que viajando y leyendo se aprende. Pero compartiendo lo leído y vivido podemos fijar aún más y enriquecer nuestros recuerdos gracias al aporte de nuestros interlocutores. Con el auge de las redes sociales no hay excusa para no transmitir nuestra experiencia invitando a la conversación, conociendo sobre otros lugares y lecturas que nos puedan interesar.

Y tú, ¿cuál será tu próxima aventura? ¿Qué lectura te acompañará? ¿Cuál recomendarías? ¡Compártelo con nosotros en un comentario!

Eva Bona.

Casa del Libro Zaragoza.

Anterior

Los libros que han marcado estos 100 años. Parte 1

Siguiente

Nueva Lectura Digital Vivlio Casa del Libro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar