Concurso para ganar el libro de corrupción de moda: El Sexto Hombre

Cuando un autor escribe el punto y final debería terminar la relación con su obra. ¿Por qué? Pues porque durante muchos meses -incluso años en algunos casos- se ha dedicado a la búsqueda, investigación, creación de unos personajes creíbles (con todo lo que eso conlleva), invención de una historia con gancho, desarrollo de una trama Seguir leyendo

Corrupción política, sobornos y chantajes en El Sexto Hombre

Amenazas en un restaurante de élite, discusiones en la planta noble de una sede partidista, acuerdos turbios en un ministerio, intercambio de información en la redacción de un diario… Así comienza El sexto hombre, mi segunda novela de ¿ficción? que estos días está llegando a librerías de toda España, publicada por editorial Última Línea en papel Seguir leyendo

La promoción de tu libro o cosas que nunca te dicen

Imaginas una historia, vas construyendo personajes, hilvanando tramas, recreando diálogos, imprimiendo ritmo, dibujando pinceladas de lo que intuyes podría convertirse en narrativa de calidad, retando al folio en blanco cada mañana hasta que en algún divino momento pones el punto final. A una obra: tu obra. Ese instante mágico no es ningún desenlace. Se trata Seguir leyendo

Club de lectura: Pecados que cometimos en cinco islas

¿Qué secretos inconfesables puede tener una novela erótica como «Pecados que cometimos en cinco islas» ? ¿Cómo se empieza a concebir una obra de este género? Miles de preguntas y curiosidades  por resolver ¿verdad? Pero ¡no os preocupéis! El próximo lunes 17 de Diciembre y hasta el viernes 21 de Diciembre incluido (siempre y cuando no se acabe el mundo Seguir leyendo

Pecados que cometimos en 5 islas

¿Por qué les seducirá a ellas? El desenlace demuestra de lo que es capaz una mujer: revela el ilimitado poder de cualquier mujer. Descubre los recovecos más oscuros e inexplorados de la psicología masculina. Se identificarán con la explosión de sentimientos que convulsionan el alma. Y con las atracciones fatales pero adictivas. Cada fémina provocará Seguir leyendo