La isla de las sonrisas

Si nos preguntaran quién queremos ser y respondiéramos sinceramente, pocas veces la respuesta se parecería a lo que somos en realidad. Unos dirían que hubieran estudiado arte dramático pero acabaron estudiando Derecho, otros dirían que siguen enamorados de aquella chica que les robó el corazón en primaria pero como no se atreven a decírselo están casados con una mujer a la que no aman, otros acabarían reconociendo al “heavy” que llevan dentro y algunos simplemente dirían que quieren algo de aventura en sus aburridas vidas.

Cuando escribo es el único momento en el que dejo fluir quién soy en realidad. En cada una de mis historias hay una parte de mí; de mis miedos, de mis deseos, de lo que me gusta y de lo que odio. Cada personaje tiene un trocito de eso y así cada aventura, cada sueño, cada historia de amor adquiere sentido. Todos decimos ser de una manera y, en general, es bastante cierta pero, ese animalito que quiere salir de la jaula y nunca dejamos que lo haga quiere expresarse.

¿Nunca habéis pensado en como os sentiríais al no acudir a trabajar una mañana porque habéis decidido empezar de cero con vuestra familia y partir hacia la otra punta del mundo para trabajar en un chiringuito de una playa paradisíaca o en cuál sería la sensación después de robar a un banco o simplemente la cara que se le quedaría a todo el mundo si decidierais cantar “La vida es un carnaval” en mitad de una reunión de trabajo… Eso es a lo que me refiero, escribir me deja sacar a esa rebelde a la que si dejara volar libre ya no escribiría porque cuando puedes, ya no quieres.

Así que espero que vibréis con La isla de las sonrisas, espero que descubráis a Marco Gianetti, un loco algo perdido pero muy interesante ejemplar de hombre que dejó volar a ese animalito que llevaba dentro sin pensar demasiado en las consecuencias.

One thought on “Todos buscamos nuestra isla de las sonrisas”

Deja un comentario