El juicio de Miracle Creek

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 3 segundos

Una madre y su hijo con autismo, un incendio y un juicio que pondrá a prueba a todo un pueblo.

Esos son algunos de los ingredientes que reúne El juicio de Miracle Creek, el thriller psicológico de temática judicial más esperado de la temporada. Esta obra escrita por Angie Kim, autora americana de origen coreano, fue merecedora del Premio Edgar 2020 a la Mejor Primera Novela que concede la Asociación de Escritores de Misterio de América.

Sin tratarse exactamente de una obra de autoficción, en su debut literario Angie Kim (Seul, 1969) se sirve de sus antecedentes personales y de su experiencia profesional como abogada en ejercicio para invitar desde la primera página al lector a que se sumerja en una trepidante historia que es a partes iguales un thriller judicial y un drama familiar. Kim hace un magistral estudio de personajes, desde los miembros de una familia coreana que regenta un negocio de oxigenación hiperbárica, hasta las madres vecinas del pueblo que someten a sus hijos a la misma, pasando por los habitantes de esta localidad llena de prejuicios que se debaten entre la mentira, la verdad y los secretos. 


En la narración tiene especial interés el tema de las madres de hijos con autismo, y el encuentro, y una extraña competencia, con otras madres de hijos enfermos. Conmueve, asimismo, la mirada autobiográfica del drama de los inmigrantes asiáticos que intentan asimilar, a veces a un alto precio, los valores de la cultura occidental, mientras compaginan en su cotidianeidad sueños y miserias.


Se juzga a una mujer acusada de provocar el incendio en el que murió su hijo autista de ocho años y su mejor amiga. Sucede mientras están sometiéndose a una sesión de la  mencionada terapia alternativa.

El juicio dura cuatro días, coincidiendo con las cuatro partes que integran este libro de 464 páginas. Los siete testigos que comparecen mienten, ocultando lo que hicieron el día de autos para no arruinar su propia vida. Todos permitirán así que otra persona pague injustamente por un crimen que no cometió.

«Cuando estaba haciendo el primer borrador, no sabía quién había provocado el incendio ni realmente qué había sucedido. Solo sabía que acababa de suceder. Es casi como si estuviera escribiendo para averiguar qué pasó de la misma manera que un lector podría leer el libro para averiguarlo», confiesa la autora. Y es que para ella, lo divertido de una historia en la que se ha producido un asesinato, es averiguar el cómo y el por qué, no solo quién lo hizo.

Angie Kim es considerada una de las nuevas autoras más importantes del momento en EEUU, y ha escrito para Vogue, The New York Times, The Washington Post, Glamour, Salon y Slate. Se trasladó de Seúl (Corea) a Baltimore cuando era una preadolescente, y asistió a la Universidad de Stanford y la Facultad de Derecho de Harvard, donde fue editora de Harvard Law Review. Ahora vive en el norte de Virginia con su esposo y sus tres hijos, desde donde trabaja en su próxima novela.

El juicio de Miracle Creek ha sido traducido por Constanza Fantin Bellocq.

Con esta obra, Trini Vergara Ediciones estrena Motus, sello que en su catálogo dedica al thriller/novela negra.

Sobre El juicio de Miracle Creek se ha dicho:

«Un fascinante estudio sobre la maleabilidad de la verdad». –The New York Times

«Asombroso debut literario sobre los padres, los hijos y la inquebrantable esperanza de una vida mejor». –The Washington Post

«Un ritmo impecable, una trama original y una prosa estelar… Una gran lectura que merece un gran éxito». –American Booksellers Association

«Un cautivante debut literario… con una prosa clara y firme, y una penetrante inteligencia emocional». –The New York Times

Departamento de Comunicación de Trini Vergara Ediciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.